¡Real Madrid campeón!

¿Qué ganaría la final? ¿El talento natural de los exteriores del Barça o el poderío físico del Real Madrid? Pese a que en un principio todo el mundo daba como favorito a los blancos, la gran semifinal de los azulgranas equilibraba la balanza.

Los primeros minutos sirvieron para empezar a disipar dudas. El Madrid ha salido en tromba, con ganas de demostrar que su favoritismo no era ni mucho menos regalado. Tenían calidad, tenían fuerza y sobre todo, tenían ganas de llevarse el título por tercer año consecutivo.

La velocidad de Kareem Queeley y el poderío de Usman Garuba marcaban el ritmo de un partido en el que los azulgranas sólo conseguían responder gracias a las genialidades de Mauro Abad.

Cualquier tiro del Real Madrid tenía, casi siempre, respuesta a través de rebotes ofensivos mientras que en el Barça había que sumar la falta de acierto exterior con un escaso trabajo debajo de los tableros. Con todos estos ingredientes, el descanso marcaba un 51-26 favorable a los blancos que decantaba la final de forma clara.

Después del descanso, el Barça parecía algo más entonado, quizá gracias a la relajación de un Madrid que se sabía campeón. La diferencia entre los dos equipos se mantenía estable en los 25 puntos.

Pero ya en el periodo definitivo, el FC Barcelona ha bajado los brazos, dejando a Madrid jugar a placer. Los blancos han aumentado distancias hasta un contundente marcador final, fijado en 91-59.

Tercer título consecutivo para el Real Madrid, que mantiene su hegemonía en l’Hospitalet. El FC Barcelona, por su parte, ha vuelto a una final después de tres años de ausencia aunque la amplia derrota deja un mal sabor de boca a los de Rubén Muñoz.

madrid-barcelona-stats-1

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *