Crònica Torneig AESE (a càrrec de Juanfran Lubian, entrenador JFA)

El baloncesto  son estados de ánimo. El viernes 27 de noviembre se volvió a celebrar una nueva edición del torneo junior del AESE. Para esta ocasión, los equipos participantes fueron los dos juniors del AESE, el Bàsquet Llor y el BOET Mataró.

 En el primer partido de la mañana se comprobó el gran nivel de los dos equipos. Un junior de primer año del AESE que se le vio maneras, pudo comprobar cómo es la exigencia de intercambiar golpes contra equipos de Interterritorial, además invictos de su liga. Pero aunque el resultado reflejara una gran diferencia el equipo puede estar contento con el esfuerzo y sobre todo con la actitud presentada durante el partido.

 El segundo partido de la mañana presentaba a un Bàsquet Llor con una mezcla de jugadoras de sus dos niveles (nivel A e Interterritorial) contra el junior de segundo año del AESE.

 Como entrenador nunca me conformaré con el trabajo realizado porque siempre uno buscará la mejora continua y por ello el estado de ánimo era diferente, ya que los anteriores partidos se pudo comprobar que tenemos una cara B que es quizás la más vulnerable.

 Llegaba la tarde y se esperaba dos partidos de gran nivel. El primero de ellos por la lucha del tercer y cuarto puesto. Quizás no entienda mucho sobre el baloncesto pero se pudo ver que los dos equipos trabajan bastante bien y eso es saludable para ellas y sobre todo para el baloncesto femenino. La gente dirá que el resultado no es lo más importante y para mi sí que lo es, pero no es lo fundamental, y aunque el Llor se llevará el partido cabe destacar la mejora del AESE, no de esta temporada, sino desde que han sido pequeñas.

Pasado el partido se disputó el concurso de triples. Gran nivel de las participantes con 4 ó 5 jugadoras metiendo 12 puntos en la primera ronda, demostrando que son grandes tiradoras y que sus equipos confían plenamente cuando necesitan ese tiro definitivo para decantar el partido a su favor.

 Pasada dicha primera ronda, para llegar a la final estaba todo muy caro ya que había que meter 13 puntos…. Para ello llegaron Ornel·la Monfort y Andrea Silveria, dos grandes tiradoras que han demostrado durante su trayectoria que sus equipos confían ciegamente desde la línea de 6,25.

 La final fue disputadísima pero finalmente se decantó al lado de la jugadora del Maresme merecidamente ya que marcar 15 puntos de 25 posible habla muy bien de esta jugadora.

 Por fin llegó el momento de la final y aunque no realizaré un resumen exhaustivo de dicho partido sí que cabe ensalzar como nuestras jugadoras decantaron el encuentro con calidad, y con mucho trabajo en sus espaldas.

 Como comentaba al principio el baloncesto son estados de ánimo y todo lo negro que era al principio antes del torneo ahora es todo blanco.

 Hemos demostrado que el baloncesto femenino de formación en el AESE actualmente vive una etapa positiva y esperemos que estos brotes verdes sigan adelante durante mucho tiempo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *