Crònica partit Júnior Femení A

AESE 54-53 C.B. Lleida

 

Segundo partido complicado, de estos partidos que empiezan a dictaminar que dirección coger durante el año. Tenemos unos objetivos comunes que debemos cumplir y aunque durante el año nos desviemos siempre debemos intentar llegar a ellos.

Un partido mentalmente duro, que te planteen una zona durante casi todo el partido (por cierto una zona casi sin fisuras) en la cual llegaban  casi  todos los tiros habla muy bien de cómo plantearon el partido las visitantes.

El primer cuarto empezó muy bien para las visitantes y muy mal para las locales, la zona se nos atragantó desde el inicio y por ello no pudimos anotar la primera canasta hasta el minuto 4. A partir del inicio de partido hasta el minuto 8 los contraataques de las ilerdenses dejaban la máxima ventaja del partido para las visitantes (6-16).

Se notaba que anotar cada canasta tenía que ser celebrada como un premio mayor y por ello teníamos que defender nuestro aro con el máximo esfuerzo posible.

Acabados los 10 primeros minutos se pueden llegar a una única conclusión, el ritmo de partido lo marcaba el Lleida y por ello dominaba el marcador y las sensaciones de juego.

Después de tener la lección aprendida en nuestro juego el segundo periodo fue totalmente distinto al  anterior. Un parcial (8-0) daba al traste todo el trabajo visitante y se empezaba a ver el fruto del trabajo contra zona durante la semana. El partido volvía a estar igualada y con un intercambio de canastas se llego al descanso con un marcador 25-28.

Era un marcador corto y como se comprobó al final el partido se decidió por detalles.

Comenzaba esta segunda mitad y como sucedió en los anteriores 10 minutos las de santa Eulalia salieron a por el partido y por ello a los dos minutos conseguían la máxima ventaja hasta el momento para ellas en el encuentro (32-28). La alegría duro un par de minutos pero otro parcial similar dejaba el marcador y las sensaciones volteadas (40-32) y así seguiría hasta el final (42-36).

Una ventaja de 6 puntos en cualquier partido era una ventaja minúscula pero tras comprobar la escasa anotación de este, se podía llegar a la conclusión que cualquier punto conseguido era un pequeño abismo y estos 6 puntos deberían ser un gran recorrido para alcanzarnos.

Pero no fue así… después de trabajar duro durante 15 minutos y tener un premio merecido, llego los últimos 10 minutos con una ventaja que cuando quedaban 7 minutos la ventaja se perdió (42-42). En ese instante el AESE volvió a trabajar y a sudar cada balón en defensa hasta que llego el minuto 6.

Quedaban 4 minutos y las ilerdenses disfrutaban de una ventaja de tres puntos. Nuestro trabajo era sencillo y nuestra ambición era mayor seguramente y por ello con un intercambio de golpes se llego al último minuto con una desventaja de un punto. Tras dos buenas acciones defensivas más dos tiros libres anotados al final se volteo el resultado al 54-53. Quedaban 8 segundos y la obligación de anotar cambiaba de bando y nosotros solo teníamos que hacer una cosa, defender bien y que no lograran tirar.

Finalmente después de tantos partidos el año pasado con tan mala suerte de perder en el último segundo, esta vez fue a la inversa y pudimos disfrutar de un resultado que nos acerca al objetivo que es estar animadas para ser competitivas el fin de semana que viene.

Cabe destacar que al ser un partido física y mentalmente agotador puedo decir que supimos estar frías en los momentos más necesarios y por ello supimos jugar los momentos más decisivos de forma exitosa.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *