Actualitat

Hola,

Us deixem aquí un article interessant sobre la situació que s’està vvivint en l’esport català

La Seguridad Social y el Holocausto en el amateurismo deportivo catalán

Cuando los clubes deportivos piensan que no pueden estar peor, evidentemente descubren que pueden encontrarse mucho peor. Asamblea General en la Calle Bac de Roda donde se encuentra la Federació Catalana de Bàsquet. Caliente y explosiva. Se debía aprobar la regularización de cotizaciones a la Seguridad Social de empleados, entrenadores y colaboradores. El pánico cundió en la sala, aunque no era ninguna sorpresa para ninguno de ellos. La Dirección General  de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social ya hace unos meses ultimó un plan para regularizar la situación en el deporte. Cataluña como primera comunidad autónoma afectada, principal laboratorio de pruebas. Ya el año pasado hubo inspecciones de trabajo en todos los equipos de fútbol catalanes a partir de Tercera División. Multas astronómicas que en algunos casos ascendieron a los 700.000 euros. Efecto recaudador y la Tesorería de la Seguridad Social pactando calendario de pagos.

Todo va relacionado con entrenadores y colaboradores del deporte formativo. Personas que dedican su tiempo libre a entrenar durante unas  horas a la semana. Clubes que pagan 150 euros al mes al monitor como compensación por ese esfuerzo. Una persona que entrena a niños en edades muy tempranas, ya sea en baloncesto, fútbol o natación. Precisamente donde se cocinan a fuego lento los deportistas del mañana. Desde Juan Carlos Navarro que empezó en el Santfeliuenc hasta un Andrés Iniesta que empezó dando sus primeros toques a un balón de fútbol en Fuentealbilla. Deporte formativo mezclado con el amateurismo. No hay patrocinios ni derechos televisivos, sólo padres que pagan para que sus hijos practiquen un deporte y llenan pistas al aire libre o en pabellón cerrado los sábados por la mañana.

La Inspección de Trabajo considera que todos estos monitores o colaboradores tienen una relación laboral con los clubes. De ahí que en las inspecciones las sanciones implican una regularización con cinco años de retroactividad. Por el momento Agencia Tributaria no ha optado por hacer sus inspecciones. Podría hacerlo en los próximos meses. Para evitar el golpe el Secretario General del Deporte catalán, Ivan Tibau, y la Unió de Federacions Esportives Catalanes, la UFEC, a través de David Moner pactaron una tregua de inspecciones con Inspección de Trabajo a cambio de regularizar la situación de todos los colaboradores y monitores. El plazo expira el próximo 30 de Septiembre. Los clubes deben enviar un formulario con las regularizaciones. A partir del 1 de Octubre volverán las inspecciones. Los clubes por el momento ya comienzan a agonizar, llámese clubes de baloncesto, fútbol o natación. Todos afectados.

Mientras la Inspección de Trabajo y de Seguridad Social mira hacia otro lado en las deudas contraídas en el deporte profesional son ahora los clubes más modestos los que se encuentran con una difícil situación. Clubes que abanderan el amateurismo sin apenas recursos mientras las federaciones y las instituciones reducen el importe total de subvenciones. Sírvase de ejemplo en baloncesto, la FEB en el ejercicio 2012 destinó 300.000 euros en subvenciones a los clubes cuando en el ejercicio 2011 destinó una cifra superior a 1 millón de euros. Las federaciones, sobre todo las más importantes no pueden erigirse en el rostro visible del victimismo sino de recurrir a su influencia política para moderar, debatir y encontrar soluciones para lograr la subsistencia en el deporte amateur.

Los clubes se verán obligados a regularizar a todos los colaboradores en sus estructuras. El sobrecoste será importante, se deberán aumentar los cargos a las familias. No todos los clubes pueden recurrir a becar a los entrenadores porque éstas sólo se pueden hacer a través de fundaciones. Se abrirá una competencia entre clubes a ver quién compite en el importe de las cuotas que se imponen a los jugadores. Un club que cobre un precio por matrícula y la correspondiente cuota trimestral mientras otro club ofrezca lo mismo por un importe reducido a la mitad. Canibalismo en el deporte de categorías inferiores donde todavía no ha empezado el mercadeo de jugadores. Canibalismo habitual por otra parte.

Clubes que se plantean la huelga aunque ayer aprobaran el punto en el orden del día en la asamblea. Familias que ahora deberán decidir. En plena crisis muchas familias hacen esfuerzos para pagar las cuotas. Se trata de los niños de hoy, los deportistas del mañana. En pleno 2013 a falta de 7 años de un hipotético Madrid 2020. Sin clubes que recurran a la función social no existirá la integración de los deportes en el territorio. Sin integración de los deportes en el territorio el número de deportistas potenciales se reducirá considerablemente. La recaudación de Seguridad Social hoy será el hambre deportivo del mañana. Todo por no saber diseñar una hoja de ruta para impulsar la legalidad después de tantos años en el olvido. El amateurismo deportivo deberá cumplir sus obligaciones, faltará por comprobar quién sobrevivirá en este holocausto.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *